Mi Experiencia Personal

ˇAYÚDANOS A HACER NUESTRO PROYECTO REALIDAD!

Construiremos con tu ayuda un hogar con talleres para jóvenes y adultos con autismo donde puedan seguir aprendiendo y ganando destrezas hacia una mayor independencia.

Búscanos en Facebook
Síguenos en Twitter

Kathya Bethancourt - 1ra parte - Septiembre 2015

Soy una madre AS (portadora de la Anemia Falciforme), aunque no creo que esto tenga que ver con el diagnóstico de Autismo, más bien, sea  una condición que debemos tomar en cuenta, al igual que la edad avanzada de los papás de los niños con este diagnóstico, investigación que está sobre el tapete en la actualidad. Cuando mi hijo nació, el papá  tenía 48 años.
Mi hijo de 12 años presenta un diagnóstico de  Síndrome de  Asperger o Trastorno del Espectro Autismo como se conoce hoy en día. Nos dimos cuenta cuando a la edad que debía  comenzar a gatear, observamos que había un problema en su conducta.  No podía hacerlo y tuvimos que apoyarlo en base a terapia para que lo lograra.  Así mismo, a la hora de decir mamá y papá, lo hizo en principio, pero al poco tiempo ya no podía decir mamá, sino "ta", mas sí decía papá.

A medida que  crecía,  se fueron presentando rasgos de actuaciones identificadas con el Autismo, según nos decían muchas personas a las que les comentábamos al respecto, tales como el querer dar vueltas y vueltas, alinear las cosas y que nadie  se las tocara, no comer lo normal que comemos todos (arroz, frutas, vegetales, galletas dulces, helado, por dar algunos ejemplos), no dejarse abrazar y  gritar al ensuciarse, entre otras.  Con todas estas demostraciones, decidimos llevarlo a la terapista de lenguaje del IPHE, la cual confirmó que tenía Autismo, pero en rasgos leves. Nos refirió  a la Neuróloga del Hospital del Niño, la Dra. Noris Moreno, quien fue la que nos dió el diagnóstico de Síndrome de Asperger que no es tan severo como el Autismo en sí, pero refleja sus propias características que aún así no son iguales a las del Autismo.  Ahí empezó nuestra inquietante  aventura con nuestro hermoso angelito.