Mi Experiencia Personal

ˇAYÚDANOS A HACER NUESTRO PROYECTO REALIDAD!

Construiremos con tu ayuda un hogar con talleres para jóvenes y adultos con autismo donde puedan seguir aprendiendo y ganando destrezas hacia una mayor independencia.

Búscanos en Facebook
Síguenos en Twitter

Experiencia Personal -Mylene Palacios Parte II- Septiembre 2017

Cuando llegó  la etapa escolar,  ingresó en un preescolar especial  y   él iba  avanzando  en algunas  áreas,  pero en otras  no tanto.  En ese momento, la  decisión más importante: dejarlo en ese centro especial  o integrarlo a un aula  regular. No me arrepiento de la  decisión tomada, ya que Boris  ingresó a  la  escuela Severino Hernández, con integración total y con la gran fortuna de encontrarme con un grupo de educadores y compañeros maravillosos,  que lo recibieron  con mucho  amor.  En ese plantel, me encontré con una educadora especial,  muy  dedicada, la  Profesora Sonia Trotman, quien  influyó mucho en el crecimiento de Boris durante su escolaridad.

Para  su  ingreso al  primer ciclo,  no hubo  muchas  opciones, pero pude  ingresarlo al  IPT Don Bosco, donde  igualmente, fue bien  recibido por la  Prof. Ruth  (integración), y todo el personal de dicho  colegio.  No todo ha salido bien,  porque tomé la  mala decisión de cambiar a mi  hijo a una escuela  privada y donde  fue burlado, golpeado,  acosado, pero  nos dimos cuenta y volvió  con los chicos del IPT Don Bosco, donde sobra calidad  humana.

Su segundo ciclo, donde  había de por medio la  selección de su futuro,  nos fuimos al  Instituto Rubiano,  donde  mi  hijo logró graduarse  como  Bachiller en Informática. En sus 12 años de escuela,  encontré en el camino, gente buena  como Alda y Eleida,  quienes  actuaron como sus tutoras, que lo apoyaron y cuidaron siempre en la  casa y la  escuela. La gran  dificultad la  hemos encontrado ahora,  donde no encontramos un lugar donde  él pueda  desarrollar sus conocimientos en un empleo, aunque somos conscientes de que Boris no tiene la  madurez para  manejarse solo en un ambiente laboral.

En esta narración, he tratado de irme rápidamente en el tiempo, pero el camino ha tenido muchas  altas y bajas, más que todo,  por el desconocimiento de muchas  personas que han intentado frenar o detener las  posibilidades de mi  hijo.

Falta mucho por recorrer, pero  lo que quiero transmitir es que no podemos desmayar,  que es una lucha de amor para  intentar darle  las  mejores oportunidades.  Existirán  puertas que se cierran,  pero a veces,  hay que luchar para  que se abran  o buscar otras.

En este momento, Boris  asiste a la  Fundación Soy Capaz, donde  le enseñan  actividades de la vida diaria,  arte,  musicoterapia, educación física.  Aparte, toma clases de natación y me asiste en algunas tareas de mi oficina.

Tengo la gran fortuna de que mi familia  siempre ha estado conmigo.  Mi  hija Any,  una bendición de Dios, qué mejor hermana  para  Boris,  no sé qué sería  de mí sin ella a mi  lado. Soy afortunada!   LO MEJOR QUE ME HA PASADO EN  MI VIDA, ES SER MADRE DE 2 ANGELES, no etiqueto a mis  hijos.   MIS DOS BENDICIONES!