Que es el Autismo

El autismo no es una enfermedad, sino más bien un desorden del desarrollo de las funciones del cerebro. Las personas con autismo clásico muestran tres tipos de síntomas:

Los síntomas de autismo usualmente aparecen durante los primeros tres años de la niñez y continúan a través de toda la vida.

Aunque no hay cura, el cuidado apropiado puede promover un desarrollo relativamente normal y reducir los comportamientos no deseables. Las personas con autismo tienen un promedio de vida normal.

De acuerdo a cifras reveladas en marzo del 2012 por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, 1 en 88 niños tienen algún grado de autismo. El autismo es más común en los varones que en las niñas, y ha sido encontrado a través de todo el mundo en personas de todas las razas y niveles sociales.

No hay límite en las fronteras y en todos los países existe autismo, el problema es conseguir cifras exactas de los países menos desarrollados como Panamá.

El autismo varía grandemente en severidad. Los casos más severos son caracterizados por comportamiento extremadamente repetitivo, no usual, auto dañino y agresivo. Este comportamiento puede persistir por mucho tiempo y puede ser muy difícil de cambiar, siendo un reto enorme para aquellos que deben convivir, tratar y educar a estos individuos.

Los investigadores han reconocido señales del autismo en bebés desde los 6 meses de edad.

 Las primeras señales que se pueden apreciar en un bebé son:

Al llegar a los 12 meses de edad el niño puede presentar otras señales adicionales como:

Al llegar a los dos años de edad las señales se tornan más obvias y es cuando el padre empieza a preocuparse principalmente porque el niño no desarrolla lenguaje, sin embargo las señales del prelenguaje como señalar, balbucear, llamar la atención a los adultos hacia algo que le interese (sin tomar la mano de este), no han aparecido desde mucho antes.