¿Quiénes Somos?

ACERCA DE LA FUNDACIÓN

MISIÓN

Promover la independencia de jovenes con autismo, orientar y apoyar a sus familias y sensibilizar a la sociedad para su integración social.

VISIÓN

Lograr que los jóvenes con autismo sean productivos y que aporten sus habilidades a la sociedad y que esta los acepte.

La idea de crear una fundación para atender personas con autismo y darle apoyo a sus familias surge por iniciativa de Dabaiba Conte de Nilipour y su esposo Amir Nilipour, cuando al graduarse su hijo Dariush de la escuela secundaria, luego de muchos esfuerzos, se dan cuenta con pesar, que no habían alternativas más allá del sistema escolar. La educación superior y el mercado laboral se veían distantes para el y no existía sitio que ofreciera educación continua para otros jóvenes con autismo o actividades recreativas para ellos.

Por otro lado los padres no tenían un sitio donde compartir sus experiencias o recibir información. Aunado a toda esta falta de servicios la imagen del autismo era muy pobre lo que a su vez dificultaba aún más que a estos jóvenes se les dieran oportunidades. Es así como en de febrero de 2001, los esposos Nilipour se deciden a conformar la Fundación Soy Capaz. 

El nombre de la Fundación fue escogido, dándole voz a las personas con autismo que nos quieren decir que son personas capaces y que desean oportunidades que nosotros les hemos negado por desconocer el potencial que tienen, fijándonos más en sus debilidades que en sus fortalezas.

En el año 2006 y en el comedor de su casa, Dabaiba Conte de Nilipour contrató una maestra para que iniciara con 3 jóvenes adultos, ya graduados de secundaria, el primer taller de bisutería, el cual fue un éxito pues los jóvenes aprendieron el oficio superando a la maestra en rapidez.

Para el 2007 los talleres se trasladaron a una nueva sede en San Francisco donde se abrieron cursos de arte, actividades de la vida diaria, lenguaje y educación física. En el año 2011 abrió el único Centro para Adultos con Autismo dándole continuidad a los estudios de estos talentosos jóvenes y brindándoles actividades sociales y recreativas evitando que se aíslen y pierdan las habilidades ganadas en la etapa escolar. Luego de 9 años la Fundación se traslada a su sede actual en Altos del Romeral.